Concurso de cata de vinos

El singular concurso de cata de vinos por parejas organizado por Vila Viniteca, con Quim Vila al frente, celebrará el 10 de marzo al Casino de Madrid la sexta edición. Las 120 parejas participantes, diez de las cuales son extranjeras (ocho, francesas), se inscribieron en sólo seis días y ya es el segundo año que el concurso tiene lista de espera para inscribirse. Este concurso nació para poner al alcance de todo el mundo el mundo del vino, sin ningún tipo de requisito exigido a los concursantes, ha explicado Villa a la ACN. El impulsor del certamen recuerda que la singularidad recae en el hecho que la pareja tiene que consensuar la puntuación de cada vino. Los ganadores de la cata de vinos recibirán 20.000 euros, 7.000 los segundos y 3.000 los terceros.

Al Premio Vila Viniteca de Cata por Parejas participan concursantes cada vez más internacionales, que más allá de su profesión y procedencia “comparten su interés por el mundo del vino“. Este es uno de los elementos que le gusta destacar a Quim Vila, propietario de la empresa Vila Viniteca e impulsor de este certamen. La inscripción al concurso cuesta 100 euros por pareja.

“Hay gente que se prepara mucho, hay súper profesionales, y también gente aficionada que simplemente se lo quiere pasar be”, explica Vila. La sorpresa es que en dos ocasiones el certamen fue ganado por parejas no profesionales. Pero tal y cómo matiza el empresario, “son no profesionales con un nivel de conocimientos a veces más grande que el de los profesionales”.

El concurso consta de una fase previa y una prueba final, las dos el mismo día. En cada una de estas las parejas tienen que catar siete vinos (dos blancos, tres negros y dos vinos especiales como cavas, jerez, oporto, etc), y consensuar la puntuación que le conceden en siete categorías: País (1 puño); zona de origen (1 punto); Denominación de Origen (2 puntos); Variedades de uva (3 puntos); añada (3 puntos); elaborador (3 puntos) y marca (2 puntos).

Sobre la creciente internacionalización de este concurso, único al mundo en su categoría, Vila remarca que “desde el principio” ya participaron parejas extranjeras (Rusia o Escandinavia, por ejemplo).

Pero fue a partir de la edición del 2012 cuando ya hubo “una afluencia importante, de ingleses, franceses y holandeses”, dice Vila, y este año “ha sido una sorprendida ver que 8 parejas son de Franca, casi un 10% de la inscripción, y además otra pareja de Luxemburgo y otra de Andorra”.

Quim Vila se encarga personalmente de la selección de los vinos que los concursantes tendrán que escrutar y descubrir. La suya elige es totalmente secreta y según explica sólo la conocen “dos personas de casa” a las cuales hace firmar un documento de ratificación de los vinos escogidos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *