Las gafas de sol son uno de los accesorios por excelencia, pero en realidad tuvieron un origen y un propósito muy lejano a ello.