Turismo cultural, otra forma de conocer el mundo

Así como para algunos unas vacaciones no están completas sin ir a la playa o disfrutar de algún lugar paradisiaco, otros tantos aprovechan para ver el mundo de otro modo, ir a conocer lugares históricos, emblemáticos, interesantes y apasionantes por su contexto más que por el lugar en sí, hablamos del turismo cultural.

En casi todos los países hay ciudades que ofrecen este tipo de atracciones pero si se quiere ir más allá, hay países en sí mismos que son una riqueza cultural que conocer de manera obligada si se es fanático de este tipo de aventura.

Tipos de turismo cultural

Existen diversas maneras de hacer turismo cultural, dependiendo de las afinidades de cada uno se puede elegir el tipo de lugares y de experiencias que se desea disfrutar.

  • Literario: Sencillo de identificar pues es aquel motivado por revivir esos lugares que inspiraron las historias más inolvidables o los lugares donde estos grandiosos escritores se inspiraron.
  • Cinematográfico: Al igual que el anterior busca revivir los lugares donde se plasmaron algunas escenas de las películas y series favoritas o icónicas.
  • Científico: Con el fin de conocer lugares donde se han dado descubrimientos históricos para la ciencia o a las convenciones especializadas que se hacen en diversas partes del mundo.
  • Artístico: En busca de los museos, galerías y lugares que conservan esas piezas icónicas y maravillosas que reflejan la sensibilidad humana en el lienzo que sea.
  • Gastronómico: Especializado en probar esa sazón única que tiene cada tierra y cada cultura en busca de esos sabores exóticos y extraordinarios que cada cocina del mundo tiene.
  • Etnográfico: Especializado en conocer las culturas, costumbres, ritos y demás aspectos que hacen única cada comunidad. De allí se logran grandes aprendizajes de apreciación de la vida, la naturaleza y el mundo.
  • Rural: Especial para aquellos que desean alejarse de todo y hacer una introspección o conocer un entorno natural que brinda paz y aventura al mismo tiempo.
  • Ecoturismo: Más especializado en parques naturales, reservas o maravillas naturales al alcance del hombre sin estar inmerso de lleno en este ambiente.
  • Religioso: En búsqueda de la espiritualidad o de conocer esos lugares simbólicos e históricos de peregrinaje o de gran importancia para diversas creencias religiosas mundiales.
  • Mochilero: En búsqueda de aventura con nada más que un morral al hombro y todas las ganas de socializar y aprender de quienes se encuentre en el camino

Por qué hacer turismo cultural

Más que una manera de aumentar el conocimiento de cultura general, el turismo cultural es toda una experiencia de vida que no solo nutre la mente si no también el alma o el espíritu, brindando la oportunidad de conocer otro tipo de lugares, otro tipo de culturas, otro tipo de ver la vida diferente al propio y por ende indudablemente mucho más enriquecedor que verlo en un televisor, leerlo en un libro o escucharlo en alguna persona.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *