Granier desencadena la guerra del pan en Madrid

La cadena catalana Granier ha desencadenado la “guerra del pan” en el sector panadero y pastelero madrileño, que lo acusa de bajar los precios de los productos para “tumbar” la competencia y, cuando no haya, elevar de nuevo las tarifas.

hornos brasa pan

 

La emprendida panadera Valpan, que cuenta con una quincena de establecimientos en Madrid, ha denunciado que la política de precios “excesivamente bajos” de Granier ha puesto en peligro al sector y ha provocado el cierre de establecimientos tradicionales y la desaparición de un producto artesanal cómo es el pan en sus hornos brasa.

Granier, que tiene su sede en Vilanova i la Geltrú (Garraf), cuenta con más de 170 de establecimientos franquiciats en España, una veintena de ellos en Madrid, donde llegó hace menos de cuatro años.

Las razones de los panaderos madrileños

El fundador de Valpan, Francisco Valverde, asegura que los precios a los que vende Granier (cruasán a 50 céntimos o tres berlinas a 1,5 euros) son “absolutamente imposibles e inasumibles con los costes actuales de primeras materias y energía y que su único objetivo es acabar con los negocios próximos“.

“Los verdaderos panaderos, que hacen pan con primeras materias de calidad, con personal cualificado y respetando horarios y convenios, no pueden hacer frente a una competencia aparentemente desleal”, denuncia Valverde, que también es fundador de la cadena de pastelerías Vait.

Valverde añade que en Cataluña tradicionalmente el pan ha estado de excelente calidad y que “sería bueno que las empresas catalanas vinieran a Madrid a competir“, pero “de ninguna forma como lo ha hecho Granier“.

La respuesta de Granier

Por su parte, Granier ha tildado de falsedades las manifestaciones de la empresa madrileña Valpan. El responsable de expansión de la compañía, David Parera, ha asegurado que las acusaciones de Valpan son “mentiras” y ha lamentado que Francisco Valverde busque una “confrontación absurda” entre Cataluña y Madrid.

Según Parera, Granier puede ofrecer unos productos a menor precio porque su ganancia está en el volumen, no en el margen. “Es una cuestión de economía básica“, subraya.

Parera asegura también que Granier trabaja con proveedores españoles y que sus procesos de producción están perfectamente definidos, lo cual garantiza la plena calidad de sus productos.

En total, la firma de horno catalana ocupa unas 400 personas en esta comunidad.

No hacemos ningún tipo de trampa“, sostiene el responsable de Granier, que atribuye a la “envidia” de su competidor las acusaciones contra la cadena catalana, que no descarta emprender acciones legales contra Valpan por estas afirmaciones.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *