Organizar un evento de boda curiosa

Los Amish, una comunidad religiosa de cerca de 200.000 personas que viven en 22 asentamientos en los Estados Unidos de América y a Ontario, Canadá.

Época del año: Los Amish se casan a comienzos del otoño, los meses de noviembre y diciembre, cuando no hay tanto trabajo al campo. Se casan entre semana, puesto que el fin de semana (sábado y domingo) es sagrado y no se celebran bodas. La organización de eventos para boda de este tipo puede ser muy curioso.

Con quien se casan: Los Amish se casan con Amish, por este motivo es frecuente que los apellidos se repitan en un mismo poblado. La organización de eventos en Barcelona para este pueblo puede ser muy curiosos por su extraña tradición político religiosa.

Invitados: Una boda habitual Amish puede tener cerca de 400 invitados, de estos la mayoría son Amish y muy poquets no lo son. El contacto de los Amish con el mundo exterior se limita sólo a los negocios y a unas pocas amistades. Pocos Amish renuncian a su condición como tal, por el miedo del mundo exterior.

Vestidos nupciales: Son vestidos sencillos. La novia acostumbra a ir de moratón o de violeta, sin velo, el vestido escogido será el que vestirá los domingos y el día de su muerte. El novio va vestido de oscuro, con chaqueta, camisa y tirantes.

Cómo es la ceremonia: Se acostumbra a celebrar en casa la novia. Allá durante más de cuatro horas, todos cantan himnos y cánticos de boda y los novios pronuncian sus compromisos. La casa esta adornada con unas grandes cortinas. No hay flores, ni fotógrafo, ni vídeo, ni órgano, ni alianzas…

El convite: Se celebra al exterior de la casa, acostumbra a haber salchichas, pollo, pavo real, jamón, fruta, pastel y galletas.

Pastel nupcial: Acostumbra a haber dos pasteles diferentes, un pastel para el novio con la forma de su profesión y otro, para la novia, con un aspecto tradicional pero con diez cintas que cuelgan hacia fuera con diez objetos. Los amigos solteros de la novia tienen que echar de una cinta para descubrir que se los reservará el futuro. Aquel quien encuentre la sortija se casará, pero quien encuentre un cartucho quedará soltero de por vida.

Luna de miel: Los Amish no marchan de luna de miel. La costumbre dice que la pareja pasará los domingos de invierno visitando a sus amigos y recibiendo regalos de boda, sobre todo vajillas, mantas y sábanas.

Futuro del matrimonio: A la cabeza de unas semanas el novio se dejará crecer la barba, puesto que es símbolo de cabeza de familia. A la cabeza de nuevo meses tiene que nacer el primer hijo.

Más información en Wedding Planner

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.