¿Qué es el síndrome de Savant?

¿Qué es el síndrome de savant?

Cierto porcentaje de la población mundial, independientemente del continente en el que te encuentres, habrá personas con cierta condición psíquica. Entre las más comunes están el autismo, asperger, esquizofrenia, paranoia, entre otros.

¿Pero sabes exactamente de qué se trata este síndrome?

Cada uno de ellos con características únicas. Pero dentro de la gama de condiciones mentales y neurológicas, el síndrome de Savant es una de las más peculiares.

Aquí te lo explicamos de una forma fácil de entender y sin tantas complicaciones. Así pues, el síndrome de Savant se asocia directamente a personas diagnosticadas con cierto tipo de autismo o asperger.

Se puede decir que es un trastorno que limita al individuo en ciertas áreas pero al mismo tiempo lo dota de un gran dominio en un área en específico.

Diagnosticar el síndrome de Savant es relativamente fácil. Cuando el individuo posee dificultad para expresarse y relacionarse socialmente o en su defecto, presenta debilidades en su desarrollo neurológico y al mismo tiempo tienen una habilidad superior a la media por ejemplo con algún instrumento musical o una alta capacidad para memorizar cosas.

¿Cuáles son las características de una persona con este síndrome?

Existen varias características de este síndrome del que pocos padecen. Entre todos ellos, el que más destaca es el completo desarrollo y manejo de una habilidad poco peculiar. Por ejemplo, la mayoría de las personas tienen una capacidad estándar para el cálculo matemático. Ser diagnosticado con Savant implica ser un experto en esta área.

Así como existen casos de personas con el diagnóstico de Savant con un alto dominio en cálculo, también los hay en escultura, música, expresiones artísticas y demás.

Pero de forma generalas, las características que hacen destacar a esta condición neurológica son:

  1. Facilidad para el cálculo y la interpretación matemática.
  2. Características de un artista plástico de alta categoría sin tener experiencia.
  3. Facilidad para mediar y ubicarse espacialmente sin utilizar equipos y herramientas de medición compleja.
  4. Alta memoria fotográfica y memoria eidética.
  5. Precisión y cálculo matemática de alto rendimiento así como resolución de problemas matemáticos, físicos o químicos casi instantánea.

Claro que este desarrollo repentino y sin ninguna preparación no siempre es el caso de alguien con el síndrome de Savant. Inclusive, existen habilidades únicas que son sometidas a estudio para mejorar algunos avances tecnológicos o utilizar esta destreza para solucionar problemas sin solución aparente.

¿Cuáles son las posibles causas?

Las causas aún son inciertas y nada confiables. Pero los pocos avances que se han tenido estudiando esta condición indican que se puede desarrollar de diversas maneras. Entre ellas están:

  1. Nacer con la condición y/o haber tenido problemas en el desarrollo del bebé.
  2. Que la persona haya sido diagnosticada con asperger o autismo (aumenta las posibilidades).
  3. Haber sufrido daño cerebral debido a algún accidente, ingesta de químicos o golpes en la cabeza contundentes.

Desarrollar este síndrome se le atribuye principalmente a un mal funcionamiento en uno de los hemisferios. Esto provoca que el hemisferio en completo funcionamiento trabaje para compensar esta deficiencia.

Aunque esto no es un estudio completamente verificado, es una hipótesis que se sigue estudiando y que al cabo de unos años, tendremos resultados prometedores.

¿Existen tipos del síndrome de Savant?

El síndrome de Savant de puede clasificar en tres simples categorías diferentes. Cada una con características únicas.

nino rubio sonriente apoyado en un arbol

1. Grandes habilidades pero poca capacidad cognitiva

Se le atribuye el término de Savant con talento a personas con increíbles habilidades y en impecable desempeño en una o dos cosas pero muy poca capacidad cognitiva. Tristemente la capacidad intelectual de personas de esta categoría no tiene noción del potencial que tienen y de cómo aprovecharlo para su beneficio.

2. Savant con habilidades innatas.

Son aquellas personas que mantienen un equilibrio entre lo prodigioso y lo intelectual. Es decir, que a pesar de haber sido diagnosticados con Savant, mantienen relaciones intrapersonales y la parte social e intelectual muy poco se  ve afectada.

3. Savant peculiar.

Aquí entran aquellas personas que sutilmente presentan una clara mejora y/o ventaja en algún aspecto ya antes mencionado. Puede ser una memoria eidética, gran  capacidad auditiva, entre otros. Claro que la dificultad para establecer relaciones sentimentales está presente.

El síndrome de Savant es una peculiar condición que vale la pena estudiar. Si no conocías nada acerca de esto, hazlo llegar. Y si tienes algún familiar o amigo con esta condición, comparte con nosotros tu experiencia con ello.

 

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.