¿Qué cubre mi seguro de furgonetas?

Un buen seguro de furgonetas debe contar con ciertas coberturas, sin las cuales, el seguro mismo no se podrá considerar como apropiado para este específico medio de transporte, bastante utilizado en España, valga decirlo.

Las furgonetas y su papel en el transporte en España. Otros aspectos

Las personas y, más específicamente, los profesionales cuyo trabajo se lleva a cabo, de un todo y por un todo, mediante una furgoneta, son bastante conscientes (por fortuna) de la necesidad de disponer de un adecuado seguro de furgonetas.

Por ser una herramienta de trabajo, casi que única, para muchos profesionales del transporte, cualquier daño o hurto (sean totales o parciales) puede ocasionar consecuencias (lucro cesante) que van más allá de una simple entrada al taller o de una gestión administrativa para recuperarla, en caso de hurto.

Por semejantes razones de peso, es más que evidente que toda furgoneta debe contar con determinadas y específicas coberturas (algunas de ellas, diferentes a las de un vehículo “normal”) que, además, deben contar con el valor asegurado adecuado.

En primer término, digamos que en caso de que el furgón sea una herramienta fundamental para el trabajo de su propietario, es de vital importancia que, en caso de ser posible, la aseguradora otorgue una cobertura específica por concepto de lucro cesante.

Otras coberturas imprescindibles, son la de daños al vehículo mismo, las lesiones (y otros perjuicios) de sus pasajeros, la responsabilidad civil extracontractual (lo que, comúnmente, se conoce como “daños a terceros”), la cobertura por hurto (total y parcial), la cobertura de incendio, la de asistencia en carretera, la de coche para sustitución y el llamado “seguro o cobertura de lunas”.

En lo que tiene que ver, específicamente, con la cobertura de responsabilidad civil extracontractual, es muy importante que se incluya la cobertura de asesoramiento legal, para reclamar (judicial o extrajudicialmente) indemnización por daños en los casos, por supuesto, en los que no existe responsabilidad por parte del conductor de la furgoneta, al momento del siniestro.

Un buen seguro de furgonetas debe cubrir la carga transportada

Una de las coberturas más importantes, tratándose de las furgonetas, es la que protege la carga (por daños o hurto) por cuanto, en la mayoría de los casos, este tipo de vehículo es utilizado para el transporte de la misma.

Ahora, para salvaguardar la situación económica del trabajador, bien sea el propietario o, también, en el caso de que éste haya contratado a un tercero como conductor, es muy importante acordar un pago de cuotas mientras el vehículo se repara o, bien, se recupera por parte de las autoridades, si es que se trató de una pérdida total por hurto.

Lo mismo, se podría pretender en caso de una suspensión de la licencia de conducción del propietario mismo o, si es el caso, del tercero que fue contratado como conductor.

Analizando las necesidades específicas de los trabajadores autónomos, algunas aseguradoras españolas (no pocas, por cierto) suelen ofrecer una cobertura que, en otros países, es considerada como “bastante peculiar”: los seguros para flotas, en los que quedan cubiertos, tres furgonetas u otros vehículos dedicados a actividades comerciales.

En esta modalidad particular de seguro de furgonetas, las coberturas que suelen ofrecer las aseguradoras son las mismas a las que hemos venido haciendo alusión, con la consideración, eso sí, de que el coste de la prima se reduce en comparación con los costes mismos de tres seguros individuales.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.