Consejos para ahorrar en la luz de casa

Cada día utilizamos energía eléctrica en diferentes lugares y por distintas razones, por ejemplo, usar agua caliente para bañarnos, planchar la ropa, al encender cualquier luz en casa, o utilizar el ordenador, etc.

En cualquier caso, el ahorro de luz es algo que se encuentra estrechamente asociado al cuidado del planeta, debido a que al disminuir nuestro consumo de energía dentro de casa, además de cuidar nuestro dinero también ayudamos a cuidar el medio ambiente.

Es por eso que a continuación presentamos varios consejos para ahorrar en la luz de casa.

¿De qué forma ahorrar en la luz de nuestro hogar?

El ahorro de luz en casa se trata de algo que se encuentra al alcance de todas las personas, solo hay que contar con actitud y adoptar ciertos hábitos, los cuales nos ayuden a lograr un consumo energético mucho más eficiente. Además, hay que tener en cuenta que este modo de actuar únicamente nos ofrecerá beneficios, incluyendo el ahorro de dinero al pagar la factura de la luz y/o cuidar el medioambiente.

consejos para ahorrar en la factura de la luz

Por eso, a fin de lograr una mayor eficiencia energética en casa, podemos optar por seguir los consejos que señalamos a continuación:

Apagar la TV y/o aquellas luces que no usemos

A pesar de que puede parecer algo sencillo, lo cierto es que se encuentra entre las maneras más habituales de malgastar energía.

Al tratarse del caso de la televisión, por ejemplo, tenemos la posibilidad de programarla a fin de que se apague automáticamente a una hora determinada.

Mientras que en el caso de las luces, podríamos optar por colocar algunos adhesivos en los interruptores como recordatorio, de modo que al encenderlos, sepamos que tenemos que estar pendiente y apagarlas.

Y dado que normalmente se encuentran cerca de las puertas de las habitaciones, al salir podremos leer fácilmente el mensaje.

No guardar alimentos calientes en la nevera

El brusco cambio de temperatura que se produce al guardar alimentos calientes dentro del frigorífico, terminará causando que el electrodoméstico se vea obligado a trabajar más, y en consecuencia, que tenga un mayor consumo energético.

Por eso, lo mejor será asegurarnos de dejar que los alimentos se enfríen fuera, y guardarlos cuando tengan a temperatura ambiente.

Además, debemos asegurarnos de no abrir constantemente la puerta de la nevera, ya que de lo contrario conseguiremos aumentar su consumo de energía, especialmente si lo hacemos de noche, dado que suele ser el momento en que se encienden las luces internas.

Usar focos LED

El uso de focos LED nos podría ayudar a conseguir un ahorro de aproximadamente 66% en comparación con los focos ahorradores, razón por la cual suponen un gran aliado al momento de ahorrar luz y energía en casa, manteniendo los diversos espacios bien iluminados.

Planchar solo una vez

Una plancha suele ser equivalente a tener encendidos unos 10 focos de 100 watts, por eso, debemos intentar planchar toda nuestra ropa durante una sola sesión, comenzando con aquellas prendas que no necesitan una gran temperatura, para después pasar a aquellas que sí la necesitan.

Además, debemos tener presente que no conviene usar la plancha para secar ropa, ya que solo supondría un enorme desperdicio de energía; en este sentido, lo mejor es esperar hasta que seque naturalmente.

Ajustar la calefacción

Lo más apropiado, en este caso, consiste en asegurarnos de que la calefacción de nuestro hogar se mantenga en unos 18-22 grados, al igual que cerrar tanto las puertas como las ventanas, a fin de prevenir posibles fugas de calor, y/o gastos innecesarios de energía.

Asimismo, debemos tener presente que si dejamos encendidos el aire acondicionado y/o la calefacción por horas, conseguiremos un enorme gasto económico; de modo que lo más apropiado será organizarnos adecuadamente para utilizarlos únicamente cuando sea realmente necesario.

Tomar una ducha en lugar de un baño

Probablemente, cada mañana antes de salir de nuestro hogar nos demos una ducha, y de acuerdo con la OMS (Organización Mundial de la Salud) el tiempo recomendado que debería durar una ducha es de 5 minutos, de modo que podamos utilizar eficientemente tanto el agua como la electricidad.

Asimismo, debemos tener en cuenta que las termas eléctricas suelen tener un consumo equivalente al que poseen 15 focos de 100 watts al estar encendidos.

Desconectar las tomas de corriente

En ocasiones donde permanecemos mucho tiempo fuera del hogar, es importante que recordemos desconectar los dispositivos en todas las tomas de corriente.

De esta forma no solo podremos ahorrar en la luz de casa, sino que además lograremos prevenir el desgaste de todos nuestros equipos.

Optar por lo natural

Es importante que tratemos de utilizar de forma adecuada no solo los sistemas de iluminación y climatización, sino también los dispositivos electrónicos.

En este sentido, lo más recomendable sería que no los usemos a menos que sea necesario, y en su lugar, que apostemos por disfrutar de alternativas más saludables como respirar aire fresco y aprovechar la luz natural.

Mantener nuestros electrodomésticos en condiciones apropiadas

De la misma forma, resulta esencial para ahorrar en la luz de casa, que nos aseguremos de prevenir y mantener cada uno de nuestros electrodomésticos en buenas condiciones, dado que de otra forma, su uso supondrá una constante fuga de electricidad dentro de nuestro hogar, y sólo conseguiremos un mayor consumo energético.

Apostar por opciones aislantes

Finalmente es conveniente que usemos pinturas y/o materiales aislantes, al igual que colores claros no solo para el interior de nuestro hogar, sino también para la parte externa.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.